Resumen

Este estudio de 1983 fue desarrollado por neurocientíficos de la Universidad de California, (Merzenich & col)
Se pretendía investigar el fenómeno de la plasticidad cerebral en individuos adultos.
Averiguar si, lesionando el nervio mediano, se quedaría éste sin representación en la corteza cerebral que lo representaba ó, si por el contrario, “nuevas neuronas” asumirían esa reorganización.
Conocer si esa reorganización sería temporal o permanente, de que manera se desarrollaría y si tendría lugar en un individuo adulto.
Para ello desarrollaron un experimento con: monos búho (Aotus trivirgatus) y monos ardilla (Saimiri sciureus) que pesaban más de 1Kg por lo que fueron considerados adultos
Se les cortó el nervio mediano por encima de la muñeca y se impidió su regeneración mediante ligadura.
Al ser la mano del mono como la del humano pudieron extrapolar los resultados ya que cuenta también con tres nervios principales: radial, cubital y mediano.
El mediano transmite al cerebro sensibilidad de la parte central de la mano, mientras que el radial y cubital lo hace de los lados.
La representación cortical de la mano en ambas especies se encuentran en la superficie lateral del cerebro, y se usaron técnicas de mapeado con microelectrodos de platino e iridio para estudiar la organización somatotópica.
Merzenich cortó el nervio mediano para ver como cambiaba su mapa cerebral.
Tras 2 meses observó que, cuando tocaba el centro de la mano del primate, la porción correspondiente al nervio mediano no presentaba ninguna actividad.
Pero cuando tocaba los lados de la mano, correspondientes al radial y el cubital, se activaba también la parte del mapa correspondiente al nervio mediano.
Merzenich interpretó este hallazgo como que, ante la falta de actividad del nervio mediano, las partes del nervio cubital y radial se habían extendido, invadiendo la zona del mediano.
Merzenich y col. demostraron que:
-La plasticidad cerebral está presente incluso en individuos adultos.
-La reorganización cerebral es un hecho tras una lesión.
-Los mapas cerebrales no están fijados desde el nacimiento, es decir, son dinámicos y se pueden organizar.
-En el cerebro, no hay regiones específicas e inamovibles ya que, tras el corte de información nerviosa del nervio mediano, el mapa cortical que lo representaba no se silenciaba sino que, a los 2-9 meses, esa zona era nuevamente ocupada por campos de piel colindantes de la siguiente manera:
-En la antigua zona de representación del mediano aparecieron “nuevas” representaciones radiales de los dígitos:1, 2 y parte del 3.
-En la antigua zona de representación del mediano, aparecieron “nuevas” representaciones de la eminencia hipotenar del nervio cubital en área (SI)
-En la corteza media anterior, había presencia de “representaciones ampliadas” que derivaban de representaciones corticales residuales, inervadas por el nervio cubital y el nervio radial.

Elaborado por:
Yolanda Felipe Díaz
(Fisioterapeuta)

Leave a Comment