El primer encuentro con el tablero

La primera vez que vi el tablero fue en la universidad durante mis prácticas. En aquella época, el director de la carrera era Sergio Vinciguerra, que tuvo el valor de llevar a cabo una iniciativa que resultó fundamental para los alumnos de su carrera, ya que montó un laboratorio neurocognitivo en las aulas de la universidad para recibir a los pacientes hemipléjicos y ofrecerles un plan terapéutico de Rehabilitación Neurocognitiva según Perfetti. 

Para nosotros, los estudiantes, fue un momento de extrema importancia porque a pesar de la indiscutible calidad de los profesores que durante las clases teóricas nos explicaban lo que era «Perfetti», nunca tuvimos la oportunidad de ver en la práctica cómo se practicaba.

Los pacientes recibían la terapia de forma gratuita y los estudiantes aprendimos a dar nuestros primeros pasos y lo hicimos observando a Vinciguerra que fue alumno de Perfetti desde el principio.

Tuve la suerte de ser el primer estudiante que participó en el experimento de Vinciguerra y recuerdo la maravilla de cuando entré por primera vez en aquella pequeña aula robada a la burocracia universitaria a la que Vinciguerra había llevado todos sus medios de ejercicio: reglas, superficies táctiles, basculas, esponjas y muchos otros objetos extraños, pero uno sobre todo despertó mi curiosidad: un estuche de madera en cuya parte delantera había una cuadrícula en la que había que colocar clavijas de madera con figuras en relieve y en la parte trasera en cambio había un dibujo de muchos círculos de diferentes tamaños. 

El maletín era muy pesado porque en su interior estaban esas espigas de madera con las figuras y muchas otras diabluras, realmente parecía un maletín de mago donde Vinciguerra sacaba un truco nuevo cada vez. Fue el día en que llegó la primera paciente, una señora de unos sesenta años con una hemiparesia del lado izquierdo del cuerpo y que se manifestó exactamente como nos la habían descrito en la lección: con esa famosa triple flexión del miembro superior y esa sinergia extensora del inferior, lo que le daba la aún más famosa marcha de ciega. 

Las cuentas empezaron a cuadrar, porque por fin vi en la práctica el significado de todos esos términos, pero el significado de la espasticidad seguía sin estar claro, de hecho nunca había sentido con mis propias manos lo que realmente significaba. 

El profesor Vinciguerra sentó a la paciente y, tras una entrevista inicial, tomó el maletín y comenzó a realizar un primer ejercicio con ella. La paciente debía llevar un antifaz, como los que se utilizan en los aviones para dormir y mientras, Vinciguerra, apoyando su brazo izquierdo, pasaba suavemente la yema del dedo índice por el perímetro de una de las figuras en relieve colocadas en el tablero, debía reconocer con los ojos cerrados de qué figura se trataba. Confieso que en ese momento me pareció un juego psicológico y no un ejercicio de fisioterapia, porque con ese brazo visiblemente rígido cualquiera hubiera esperado que el terapeuta le diera un masaje o lo estirara.

Sergio Vinciguerra

TEORÍA DE LA REHABILITACIÓN Anaxágoras decía: “El hombre es el más inteligente de los animales porque tiene manos”, siendo contradicho por Aristóteles, …

El primer encuentro con el tablero La primera vez que vi el tablero fue en la universidad durante mis prácticas. En aquella …

Diferentes interpretaciones de la Espasticidad: Paciente y profesionales​ Que un ictus afecta al cerebro y no a los músculos es un eslogan …

Método Perfetti, ¿rehabilitación cognitiva o neurocognitiva? Las palabras son tan importantes como los conceptos que definen, y esto es algo a lo …

En medio del ejercicio Vinciguerra recibió una llamada telefónica y me dijo: «Valerio, continúa tú», con cierta torpeza apoyé el brazo izquierdo del paciente tratando de imitar lo que había visto hasta ese momento y por primera vez sentí la espasticidad con las manos, una rigidez muy extraña, porque aumentaba si mi movimiento no era delicado y me esforcé por sostener la mano del paciente para que el dedo índice pudiera permanecer en contacto con el relieve de la figura porque tendía a cerrarse. 

Procedí a deslizar el dedo de la paciente por el borde de la figura pidiéndole que no moviera el brazo, sino que se dejara guiar, tal y como hacía Vinciguerra. Pensé: «No sé qué está pasando, pero este Perfetti funciona» porque, aunque el paciente «adivinó» algunas cifras y se equivocó en otras, la rigidez que sentía al principio se fue reduciendo y el brazo estaba más suave y relajado. 

El ejercicio en sí pudo modificar parcialmente un aspecto evidente de la patología de la paciente, pero el resorte más importante se desencadenó al día siguiente, de hecho la paciente, al volver a nuestro laboratorio, caminaba siempre segando por la rigidez de su pierna, pero su brazo, que seguía visiblemente rígido, estaba menos doblado que el día anterior, por lo tanto, no sólo el ejercicio había modificado parcialmente uno de los aspectos de la patología de la paciente, sino que había aprendido algo que le había permitido mantener esta modificación incluso después de un día

Han pasado muchas cosas desde aquel día; tuve la oportunidad de conocer a Perfetti, de estudiar en su centro de investigación y de convertirme en su alumno.

Con Sergio habríamos realizado muchos cursos juntos hasta la creación de la Academia Neurocognitiva y durante nuestras experiencias docentes a menudo nos dimos cuenta de que los estudiantes, cuando les mostramos el tablero, se quejan de que en sus estructuras no tienen este equipo disponible y que para comprarlo a menudo requiere un importante desembolso económico, por lo que hemos creado un pequeño proyecto de bricolaje, que puede permitir a cualquier persona hacer el marcador con unos pocos euros y en el garaje de casa.

Aquí puedes encontrar el pdf del proyecto, ¡que tengas un buen trabajo y utilices responsablemente las herramientas que necesitas para realizarlo!

 

Rehabilitador neurocognitivo con más de 20 años de experiencia, alumno del profesor Perfetti, docente de la Universidad de la Sapienza Roma, director de la clínica de rehabilitación neurocognitiva Stroke therapy revolution y director de la Neurocognitive Academy.
Valerio Sarmati
Autor

Descargar Gratis EBOOK: Abordaje neurológico en pacientes post accidente cerebrovascular, según Perfetti.

Select your currency
EUR Euro
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.   
Privacidad
Enviar mensaje
1
Necesitas alguna información especifica
Hola, gracias por visitarnos.
¿En que podemos ayudarte?