Este estudio fue aceptado en octubre del 2013, estuvieron en su investigación y auditoria científicos de la Universidad de Tel Aviv, Israel; ellos fueron Dr. Gaby Zeiling, Dra. Ruth Defrin, Dr. Harold Weingarden, Dr. Evgeni Gaidoukov y Dra Michal Rivel.

 La Hipótesis es considerar el dolor del hombro hemipléjico dentro del dolor neuropático.

Se reclutaron 45 individuo para este estudio, 30 pacientes con ictus de los cuales 16 tenían dolor y 14 no. 15 individuos sanos.

Los criterios de inclusión para todos los pacientes con ictus fueron 

  • Lesión cerebral unilateral debida a hemorragia o isquemia
  • Al menos 6 meses después del ictus
  • Ausencia de dolor en el hombro antes
  • Ausencia de neuropatías periféricas en la extremidad antes del ictus

En cuanto al protocolo, las pruebas se realizaron en un lugar tranquilo, los participantes cómodamente sentados, se realizó una entrevista oral, las pruebas sensoriales se realizaron en la cara lateral media del hombro afectado y en la cara lateral de la parte superior de la pierna afectada y en el hombro contralateral.

Y en cuanto a la recogida de datos los pacientes se sometieron a una extensa entrevista sobre su estado de salud general. Su historial médico, el ictus, uso de medicamentos y una pregunta específica sobre cualquier dolor, incluyendo la localización intensidad naturaleza y causas.

A los pacientes con dolor se les pregunto sobre la aparición de este tras el ictus, la calidad, la intensidad, su localización exacta, dinámica y factores.

Dentro de las pruebas aplicadas se realizaron pruebas sensoriales, umbrales térmicos, las sensaciones de calor-frio y calor-dolor para evaluar la función del sistema espinotalámico -talamocortical.

Tacto ligero y grafestesia.

En la Hiperexcitabilidad neuronal se evaluaron la alodinia y la hiperpatía.

Dentro de las pruebas musculo esqueléticas se evaluaron la subluxación de hombro, la inestabilidad glenohumeral inferior, la espasticidad de los músculos de hombro y codo, flexión del hombro, abducción del hombro y la flexión del codo.

Los pacientes con dolor completaron el cuestionario DN4, con el propósito de discriminar el dolor neuropático del dolor no neuropático.

Los datos fueron analizados y procesados con un software estadístico.

Los resultados fueron que los grupos no diferían en cuanto a la edad, la distribución del sexo, el tipo de ictus, el lado de ictus, y la prevalencia de la subluxación del hombro, Las áreas más frecuentes afectadas fueron la corteza parietal, los ganglios basales, el frontal y el tronco cerebral, el índice de daños en el parietal fue más frecuente en el grupo de dolor en comparación con el grupo sin dolor.

Dentro las características el dolor de hombro se desarrolló los primeros 2 meses, la calidad del dolor crónico según los pacientes en orden decreciente fue radiante, punzante, agudo penetrante y punzante agudo agotador.

13 de los 16 participantes del grupo declararon sufrir dolor crónico.

Se compararon las pruebas sensoriales en el hombro afectado entre los grupos con dolor y sin dolor, no hay diferencia en el umbral del tacto o en la grafestesia, pero si en la hiperpatía, alodinia de movimiento, disestesia

Las pruebas de los hombros no afectado en ambos grupos no reviste ninguna diferencia.

La comparación entre las pruebas sensoriales entre el hombro afectado y no afectado dentro de los dos grupos, el grupo con dolor tenía un umbral de dolor por calor mayor y umbral de frio, y el umbral de tacto también mayor.

En las pruebas sensoriales en la pierna afectada del grupo con dolor de hombro se encontró un mayor umbral de dolor por calor y por frio

Hubo mayor espasticidad dentro del grupo con dolor de hombro abducción de hombro y flexión de codo.

Las pruebas sensoriales revelaron que los pacientes que tenían dolor hombro hemipléjico tenían un significativo mayor umbral dolor por calor en el hombro afectado comparado con los que no tenían dolor, el hombro doloroso afectado presentaba altos índices de hiperpatía, alodinia, disestesia, estos resultados confirman que estos pacientes si tienen un componente neuropático en el dolor, el cuestionario DN4 confirma este hallazgo.

Este dolor neuropático no es  periférico, ya que los nervios periféricos de la región del hombro pueden estar más afectados por la espasticidad, subluxación y falta de estabilidad, así como por la falta de manejo de los cuidadores, pero la distribución del dolor referida por los pacientes no coincidían con los territorios de inervación de los nervios periféricos alrededor del hombro, y porque el grupo de dolor no  presento hiperalgesia por calor/ mecánica y alodinia por frio características de las neuropatías periféricas, 

Pero si podemos decir que el dolor neuropático central es común del ACV, y se denomina dolor central después del ACV, se tiene  en cuenta que se han hechos otro estudios con referencia a este tema, y se muestra que el estudio que nos referimos en este momento es muy similar al efectuado por el denominado dolor central después del ACV, dado que no todas las características del dolor de hombro hemipléjico son idénticas al denominado dolor central después del ACV, podemos decir que es un subgrupo de esta.

Los factores musculo esqueléticos no son de relevancia y dentro de las implicancias clínicas se ha visto que todos los tratamientos ya sea médicos o de fisioterapia no han sido muy satisfactorios.

La importancia que tiene la teoría neurocognitiva para este articulo nos ayuda a comprender que en el dolor del hombro hemipléjico hay un componente central por lo que dentro de la terapia neurocognitiva nos ayuda a entender que si utilizamos informaciones sensitivas desde el inicio podemos llegar a evitar este dolor, utilizando el S.N.C. para integrar la información de forma coherente, en la aplicación de los ejercicios guiados por el terapeuta. Los ejercicios que le vamos a proponer permiten que el paciente dirija la atención al cuerpo para percibir la zona afectada generando nuevas experiencias que no se centren en el dolor, uniendo el cuerpo con la mente para volver a reorganizar el mapa del cuerpo en nuestro cerebro.

Claudia Rocco

 

Publicación realizada por Fisioterapeuta de la Udelar

Leave a Comment