Una película de acción y drama, Frank Valera (Antonio Banderas), es un abogado que representaría al mismo diablo por el precio justo. Un día por su trabajo no llega a tiempo a una presentación de talentos. Más tarde ese mismo día le avisan que su esposa e hija han sido brutalmente asesinadas. Después del obvio impacto emocional y psicológico que sufre el protagonista, decide autocastigarse por no haber estado para su familia, hundiéndose en el alcohol y dejándose lastimar físicamente en peleas clandestinas.
Mientras se hunde en ese proceso de autodestrucción, otro golpe llega a su vida cuando se entera que la investigación del asesinato de su familia ha llegado a un punto muerto. Luego de ese evento se encuentra con una muy joven prostituta de 13 años de edad, trata de protegerla de su proxeneta, pero para su gran sorpresa ella lo apuñala y se marcha con él. Para evitar desangrarse cubre la herida con un libro que se lleva consigo. Dicho libro resulta ser “Memorias” de Marco Aurelio. Bajo la doctrina de este libro sale de su depresión por el dicho: “Un hombre no es lo que dice, es lo que hace”, por lo cual decide averiguar el mismo quien mato a su familia.

¿Pero qué tiene que ver esta película de acción con la neurociencia?

La respuesta es la siguiente la filosofía del estoicismo está basada en la doctrina de Marco Aurelio. Y está filosofía a la vez fue uno de los pilares para desarrollar la terapia cognitiva que es parte de la neurociencia. La cual ayuda a los pacientes a cambiar su conducta mediante el cambio de la forma en que piensan y sienten sobre ciertas cosas.
Además, que las enseñanzas de esta película pueden darnos una serie de datos para tratar de sobrellevar mucho mejor algo que cambia la vida tan drásticamente como un ICTUS u otra enfermedad.
Y aunque esta es una película de acción y no decimos que tomen las mismas determinaciones extremas que el protagonista es importante destacar y usar de manera adecuada estas enseñanzas.
Las enseñanzas de Marco Aurelio:

PRIMER ACTO

“Qué rápido desaparecen todas las cosas”.
Nuestra vida es efímera, lo que se nos ha dado puede desaparecer en cualquier momento., tanto lo bueno como lo malo. Aprendamos a apreciar lo bueno cuando lo tenemos y entendamos que lo malo va a pasar en algún momento, sea una enfermedad o las peores secuelas de alguna como es el ICTUS o al menos aprenderemos a sobrellevarlo y a disfrutar lo bueno de la vida.

SEGUNDO ACTO

“Solo castiga al que haya cometido el crimen”.
No gastemos nuestro tiempo buscando culpables para algo que nos ha pasado, ni nos torturemos con la culpa, aprendamos que hay cosas que no podemos controlar como el hecho de enfermar o tener un accidente.

TERCER ACTO

“No hay nada que te impida hacer lo que debe hacerse”
Todos tenemos limitaciones, ya sean físicas, económicas, ya sea a consecuencia de una enfermedad o secuelas de la misma que nos hayan limitado de alguna manera, pero hay maneras de poder hacer las cosas, bajo nuestro ritmo, capacidades y limitaciones. No hay límites para nuestra imaginación.

CUARTO ACTO

“Es una locura pensar que alguien malo, no haga cosas malas”
Si uno no hace nada por su salud o su cuerpo para mejorar, si a uno le han dicho que debe bajar de peso o dejar de fumar y uno no lo hace. ¿Cómo puede esperar que su salud mejore y sentirse mejor?

QUINTO ACTO

“La mejor venganza es ser distinto a tu enemigo”
Hay personas que siempre nos van a juzgar o criticar, ya sea por nuestro aspecto físico, ya sea por las secuelas que tenemos por alguna enfermedad que nos hagan diferentes. No, nos rebajemos a su nivel, no peleemos con personas inescrupulosas y maleducadas, que sobre todo no tienen idea de lo que nosotros estamos pasando, de lo que es estar en nuestro lugar.

SEXTO ACTO

“Acepta las cosas a las que el destino te ata”
Esta puede ser la enseñanza más sabia, hermosa y dolorosa de todas. No podemos controlar todo lo que sucede a nuestro alrededor, debemos aprender a aceptar las cosas que nos pasan en la vida sean buenas o malas. Y sobre todo diferenciar cuales podemos controlar y cuáles no. Por ejemplo, no puedo controlar el hecho de que me suceda un accidente o sufrir una enfermedad, pero podemos controlar mi actitud y mis actos a tomar ante este.

Conclusiones

Esta película con todas sus escenas violentas, a la vez nos dejan bellas lecciones, las cuales nos ayudaran a tener una mejor perspectiva y control de nuestras reacciones y emociones ante situaciones que pueden cambiar nuestra vida de repente.

AUTOR

Lic. Fis. Mayra Antonio Urquidi

Leave a Comment