OBJETIVO

Demostrar que las representaciones somatotópicas de la piel en la corteza cerebral no son estáticas.

HIPÓTESIS

Las representaciones corticales tienen un componente dinámico y se modifican debido a su uso y posterior a una lesión del sistema nervioso.

MATERIAL

En este estudio se utilizaron monos búho y monos ardilla como sujetos de análisis, se realizaron alrededor de cientos de micro perforaciones a nivel de la superficie de la corteza cerebral somatosensorial que representan los campos cutáneos receptivos para poder evaluar el comportamiento funcional del manto cortical.

RESULTADOS

El presente estudio fue desarrollado por los profesores William Jenkins y Michael Merzenich, se analiza la reorganización cortical en 3 escenarios, primero se amputaron y fusionaron dedos a monos con la fidelidad de estudiar el cambio que se produce en el área de representación somatotópica del área 3b tras la amputación del dedo 3 y tras un uso continuo de la mano se concluyó que las reorganizaciones topográficas constituyen la base fundamental de la recuperación, aunque esta reorganización ocurre cuando un sector cortical dentro de un determinado sistema sobrevive a la lesión.
En el segundo caso los investigadores buscaron una tarea en que los monos pudieran aprender, para ello colocaron un disco de 10 cm de diámetro con ranuras dentadas afuera de una jaula en la que estaba un mono búho. Cuando los monos desarrollaron su agudo sentido del tacto los científicos notaron que el mapa había cambiado, el área de la corteza somatosensorial que había cambiado se había cuadruplicado su tamaño. En el tercer escenario posterior a una lesión cortical focal los investigadores realizaron controles con microelectrodos antes, durante y después de los infartos cerebrales provocados en el área cerebral conocida como corteza somatosensorial donde está representada la mano del mono. Se logró ver que la lesión era heterogénea, ya que había zonas superficies donde no quedaron neuronas vivas y otros lugares más profundos de la corteza donde lograron sobrevivir células en cantidades importantes. De los 2 primeros experimentos se reporta cambios en el área de lesión en el día 1 respecto al día 58 o 94 observándose que los campos receptivos glabros se extendieron a la zona dañada aumentado su representación en relación a lo normal. Finalmente, el último estudio donde se analizó la lesión al día 0 y 6 se informó que no había una ampliación de los campos receptivos sobre la zona lesionada, es decir no existen cambios positivos que indiquen que aumente los campos representativos.

CONCLUSIONES

1.La corteza somatosensorial de la superficie de la piel de los monos es capaz de modificarse en términos de organización debido al uso de una extremidad a lo largo del tiempo.
2.La recuperación posterior a una lesión del sistema nervioso central o periférico está basada en la capacidad que tiene la neo corteza de remodelarse, es decir, en la capacidad que tiene las neuronas alrededor de la lesión en cubrir y sobreponerse en el sitio de lesión para ampliar los campos que reciben información sensorial del exterior y de esta manera crear un dinamismo funcional no solo en el área somatosensorial primaria sino en áreas de mayor escala cortical.

AUTORES

Karen Cahueñas y Lizeth Vivanco – Fisioterapeutas.

Leave a Comment